Saltar al contenido

Comunicación Efectiva

para el Cambio

Una comunicación deficiente es la fuente más frecuente de conflictos interpersonales en las organizaciones (y en la vida). Os pongo un ejemplo que os sonará mucho.

Estando hace una semana en una reunión con un Servicio de Prevención, uno de los técnicos vio pasar a un mando intermedio. Pidió disculpas y salió corriendo de la sala, desde la que pudimos ver cómo hablaba con él y el lenguaje corporal de ambos. Volvió con un claro gesto de contrariedad y le pregunté si todo iba bien. “No – respondió – acabo de hablar con el Jefe de Mantenimiento para explicarle la documentación que necesitamos para el viernes para la auditoría legal, y me ha dicho que no tiene tiempo para estas cosas. Estoy muy cabreado, siempre es lo mismo”. Seguido de una serie de frases que no puedo reproducir aquí.

Este hecho cambió el rumbo de la reunión, ya que nos pusimos a analizar la situación. Sin querer ser intrusiva, le pregunté si pensaba que era el contexto adecuado para conseguir la colaboración del Jefe de Mantenimiento: en un pasillo, sin saber si disponía de tiempo, cuando tenía que volver a una reunión… y bastantes más matices que no relato para no extenderme.

Cualquier acción que queremos que produzca un efecto (positivo, se entiende) requiere de una Comunicación Efectiva, que genere impacto y para ello nos tenemos que servir, entre otras cosas, del contexto.

Esta situación me recordó una escena de Million Dolar Baby: la boxeadora quiere que Clint Eastwood la entrene y se lo pide varias veces… hasta que lo consigue con la intervención de un mediador, Morgan Freeman. Si tenéis la ocasión de verla observaréis cómo va mejorando sus habilidades de “persuasión”. La primera petición se parece mucho a la del técnico de prevención, y no consigue un efecto positivo, sino todo lo contrario: un cierre a la negociación.

Las peticiones son un tipo de comunicación, y tener las habilidades adecuadas nos puede ayudar (o dificultar) en nuestro camino para conseguir el cambio de comportamiento o acción deseado. Por eso es muy importante que analicemos cómo y qué herramientas tenemos para mejorar nuestras peticiones, como parte de nuestra Comunicación Efectiva. Sólo así conseguiremos ser agentes de cambio en las empresas